noticias nuevas tecnologias

En el ámbito de la inteligencia artificial, Watson, un autómata de IBM que se hizo famoso en EEUU tras su aparición en el concurso televisivo Jeopardy! en 2011, promete una revolución en el campo de interpretación del lenguaje humano y la resolución de problemas.

Pese a ello el bajo rendimiento, en relación a otros países de la región, es el mayor problema en esta oleaginosa. Ello podría cambiar a partir de la próxima zafra debido a la introducción de un nuevo tipo de soja genéticamente modificada.

El ser humano debe renovarse para adaptarse a los nuevos escenarios profesionales: la era de los white collars ha acabado y, en este punto, la fomación, como ocurrió al principios del siglo pasado en Estados Unidos con la universalización de la enseñanza secundaria, motor de la mutación del país desde la agricultura a la industria -después llegaron los trabajos de oficina-, es clave en el proceso. Quizás la recuperación del empleo pase por el ascenso de generaciones tecnológicamente mejor formadas.

Tal vez el viejo Malthus tenía razón, somos demasiados en el mundo y la sociedad no necesita el trabajo de muchos. O quizás estamos encerrados en el círculo vicioso que identificaba el filósofo social Skinner en un prólogo de la novela Walden Dos: “todos debemos consumir al máximo a fin de que todos tengan su puesto de trabajo”.

Recordó que hace un año fueron renovadas las instalaciones sanitarias y la SECULTA continúa en este año, con la rehabilitación de espacios que permitirán mejorar la atención de los usuarios, y la imagen del histórico inmueble, ubicado en el centro histórico de la capital oaxaqueña, al realizarse trabajos de pintura, cambio de vigas en mal estado y rehabilitación del sistema eléctrico.

¿Es el coche automático de Google el primer paso para la desaparición de transportistas, taxistas o conductores profesionales? ¿Son los algoritmos que escriben el principio del fin del periodismo de datos, o los traductores automáticos una amenaza para los profesionales? “Siri está lejos de la perfección, y podríamos reírnos de sus defectos, pero si tecnologías como esa mejoran, siguiendo la ley de Moore, y pasará, en seis años no serán dos veces mejores, ni cuatro, serán 16 veces mejores que ahora”, explicaba el propio McAfee en una conferencia.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web