Año nuevo: época de renovación

El año nuevo es una época de renovación. Empezamos con una lista de deseos y de aparatos que han quedado obsoletos  y que necesitan renovarse. Para empezar el año con buen pie y tener el material para estas rebajas, las grandes empresas necesitan una ayuda para satisfacer las necesidades de los consumidores y evitar quedarse sin existencias: entra en juego el poder de la mediación.

Año nuevo, demandas nuevas

Empezar el año nunca es fácil. Tras un mes de consumo desenfrenado por la campaña de navidad, la temida cuesta de enero se nos hace más empinada para consumidores y para empresas.

El miedo de los consumidores y el miedo de las empresas de no poder satisfacer las necesidades se repite cada año: quedarse sin existencias; no poder sacar al mercado los nuevos productos; tantear el bolsillo del consumidor… son dudas constantes que nos planteamos cada año nuevo.

Renovar nuestro campo tecnológico

La tecnología evoluciona más rápido que la sociedad: lo que hoy es una novedad, mañana ya ha quedado obsoleto y mejorado. Se ha convertido en una herramienta indispensable para nuestra vida laboral, social y familiar: en un mundo en constante cambio, la tecnología es el engranaje que hace girar la rueda del progreso y de la sociedad.

Satisfacer la demanda tecnológica se convierte en una necesidad vital: no podemos entender nuestro mundo sin ella.

Las Rebajas

Tras la campaña de navidad, llega la temida cuesta de enero. Pero siempre hay una luz al final del túnel: las rebajas. Si en Navidades no hemos podido encontrar aquello que necesitamos, ahora podemos encontrarlo a un precio más económico.

Los comercios tienen ante si otra campaña decisiva para determinar su viabilidad y, por tanto, su supervivencia: si la campaña de navidad es un termómetro para determinar la salud de su negocio; las rebajas son la operación final donde se disputa la vida o la muerte de la empresa.

Quedarse sin existencias no es una opción: sería el error más grande que podrían cometer. La planificación es importante y siempre es bueno tener un stock de productos en el almacén.

La clave del éxito: Un consumidor feliz 

Hay dos batallas que toda empresa debe ganar para mantener su existencia: la campaña de navidad y las rebajas. ¿La clave del éxito? La felicidad del consumidor. Ser feliz es lo que realmente necesitamos en la vida.

Sentirnos bien con nosotros mismos y desarrollarnos como personas: esa es la clave de la felicidad y uno de los deseos más recurrente del año nuevo. No existe ninguna fórmula química o matemática que nos ayude a conseguirla, pero deshacernos de lo viejo y cambiar nuestras cosas por algo nuevo puede ayudarnos a empezar el año nuevo con más alegría y mejor humor.

DANIEL FERNÁNDEZ ABELLA

año-nuevo-renovacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *